¿Puede el framing ser un factor relevante en la creación y modificación de políticas públicas a largo plazo?

El framing  tiene consecuencias en la vida política y pública, pero como fenómeno derivado de los medios sólo puede hacer más evidente lo que ya existe, no manipular a la audiencia y al gobierno en su totalidad para lograr cambios en políticas públicas, y no puede ser más relevante la influencia mediática que la tradición jurídica e inclinación política del gobierno. Esta tradición jurídica y las ideologías que se reflejan en un gobierno se construyen con base en la realidad, de la cual forman parte los medios.

Una situación o un mensaje aislado no pueden determinar a corto plazo el futuro de un gobierno, pero sí la opinión pública o la historia que presenten los medios, la cual será recordada. Estos medios y lo que expresen serán parte de lo que el público y las personas de las que dependen las políticas públicas y las instituciones recuerden o resistan en algún momento determinado para tomar decisiones.

La mujer migrante en México

A pesar de la variedad de perspectivas teóricas y empíricas bajo las que se observa a la migración, no se ha abordado a profundidad el tema de género. A partir de este contexto se determina que la mujer vive una situación diferente a la del hombre respecto a los fenómenos migratorios: tanto aquellas mujeres que se quedan en sus comunidades como las mujeres que arriban al país con la intención de trabajar. La tesis se sostiene desde un marco cultural en la que la mujer migrante es discriminada tanto por ser mujer como por ser migrante.

foto

Para exponer esta realidad, se mostrarán dos ejemplos clave que ocurren en México: la migración de mujeres provenientes de Guatemala a Chiapas y las mujeres de comunidades purépechas, quienes suplen el rol de los hombres que migran fuera de México.

La mujer migrante en México 

Por Melissa Mora y Ricardo Cardoso

Magali Tercero en la Universidad Panamericana

¿Cómo una escritora encuentra fuerza y confianza para escribir sobre los culichis y su relación con el narco? La periodista Magali Tercero responde esa y otras preguntas en su visita a estudiantes de Comunicación en la Universidad Panamericana.

El 11 de octubre por la tarde, la periodista y escritora Magali Tercero visitó la Universidad Panamericana Campus Mixcoac para dar la conferencia Periodismo de la vida cotidiana y narcotráfico a los alumnos de la carrera de Comunicación y otros asistentes interesados en escuchar a la ganadora del Premio Nacional de Periodismo, quien fue incluida en la segunda edición de A ustedes les consta. Antología de la crónica en México, de Carlos Monsiváis.

El diálogo giró en torno al ejercicio periodístico en su libro Cuando llegaron los bárbaros… Vida cotidiana y narcotráfico, el cual retrata la vida de los anónimos culichis, de los que nadie habla, la población de Culiacán que, como la cita de una de las fuentes de Magali “copula con el narcotráfico”.

Los alumnos mostraron interés en temas como su metodología de investigación, vencer el miedo en situaciones o temas delicados y entender más a los Sinaloenses. Magali respondió a la pregunta “¿la sociedad tiene algo de “culpa” por el fenómeno del poder del narcotráfico?”, ya que leemos en las páginas de Magali que la sociedad culichi agradece a los capos y sicarios una prosperidad económica que de otra manera no hubieran alcanzado. Ella responde que culpa, como tal, es un término muy “de nuestra cultura católica”, pero que de alguna manera sí existe pasividad por parte del mexicano ante un estado sin ley. ¿Por qué pasa esto en Culiacán? Porque se puede. Porque las autoridades ignoran la ilegalidad, porque los ciudadanos no actúan. Protestan, pero no se movilizan.

A pesar de la situación nacional con los periodistas, ella comenta no haberse sentido amenazada ni censurada en la mayoría de su estancia en Culiacán. Esto debido a que su tema es “Vida cotidiana”. “No se meten contigo. Si no vas contra la policía o autoridades, no se meten contigo”. Se presentó como escritora, no como periodista, en los pueblos que visitó para escribir su obra. También le ayudó comunicar su relación con el norte, que su pasado la amarra a esas tierras. Es nieta e hija de gente de Culiacán, sus familiares también son mencionados en el libro.

magali
Magali Tercero, escritora, con el profesor Mario Ortiz

Comentó una anécdota,  sobre una reunión familiar en Culiacán. “No estoy nerviosa”, dijo Magali para sí misma. No fue hasta que puso azúcar en lugar de sal en el pozole, que aceptó que se sentía ansiosa. Sus familiares y otros locales la protegieron y guiaron, sintiéndose más preocupados que ella las primeras veces. En lo que ella ha decidido confiar finalmente, es en su intuición.

Finalmente establece la diferencia entre la libertad de escribir una nota a la de una crónica. La segunda es más literaria, por lo que recomendó leer mucha poesía para entender cómo escribir una buena crónica.

Melissa Mora

Documental de propaganda: responsabilidad social y arte en Leni Riefenstahl

Leni Riefenstahl despierta dos actitudes: hay quienes glorifican su arte —defendiendo el arte por el arte, o bien identificándola como una directora feminista— y los que la desprecian por haber servido al Führer y sus intereses.

Mientras el partido nazi trabajó para expandir la guerra, Leni buscó imponer y expandir los alcances de la belleza, siendo su tragedia envolver en una seductora caja una ideología que todavía no mostraba su peor lado. Su iluminación, su obsesión con el orden, el ritmo y con hacer lo que fuera por una buena toma, es lo que reflejan su fascinación por la belleza y armonía.

¿Es su indiferencia (u obsesión con la estética) suficiente razón para olvidar su legado?

Campaña digital contra la violencia de género del Estado de México “No dejemos que las arranquen de nuestra vida”

Después de cinco años de litigios, el Estado de México aprueba la alerta de género. Este trabajo analiza la comunicación política de la campaña “No dejemos que las arranquen de nuestra vida”. 

El trabajo consiste en un breve contexto sobre la problemática, la descripción de las redes sociales de la campaña, así como de la página web oficial,  un panorama general sobre la cobertura mediática de la campaña y un análisis tomando como referencia las propuestas teóricas de comunicación gubernamental de Vangoechea (2008) y Riorda (2010).  Cabe mencionar que por los alcances de este trabajo, el análisis se limita únicamente a la campaña en redes sociales. De igual forma, se mencionan algunos puntos débiles que se hallaron con base en los textos mencionados y la observación de algunos resultados reportados de la campaña.

La campaña “No dejemos que las arranquen de nuestra vida” puede considerarse una respuesta del gobierno a la crisis de violencia de género en el Estado de México, así como una forma de generar consenso sobre el valor de la seguridad.  A pesar de que en un inicio las iniciativas de la campaña y su propósito parecían satisfacer con las necesidades para apaciguar la crisis y disminuir los feminicidios en el Estado de México, en realidad la campaña no ha tenido el seguimiento debido. Los resultados no son claros, las cifras de feminicidios no han tenido una disminución significativa y las acciones que deberían llevarse a cabo para lograr el objetivo no son concretas. La comunicación incompleta dio una imagen de desinterés, propiciando críticas sobre la gestión operativa de la alerta.

Melissa Mora, Ana Carolina Muñoz  y Mariana Róo. 2017

Los límites de la violencia

Cuando el público piensa en violencia diferentes tragedias vienen a la mente: tiroteos en preparatorias en Estados Unidos, europeos suicidas apoyando a ISIS, sicarios en el tráfico de drogas en México y América Latina, feminicidios en el Valle de México, etc. Ante cualquiera de estas situaciones, no parece sensato aclamar la violencia en los medios de entretenimiento. Un enemigo común es, por lo general, el imaginario de los medios masivos de comunicación: lo que permanece en la mente de la audiencia es que los medios aplauden y premian la violencia. A pesar de la oferta diversa y de las nuevas propuestas, de las nuevas investigaciones y teorías, se sigue acusando a los medios como el sector privilegiado que puede controlar nuestros pensamientos y acciones.

La pregunta es, ¿realmente podrán los medios y su contenido violento por sí mismos llevar a una persona saludable —en concreto a los jóvenes— a cometer actos violentos?

¿Qué hace que algunas personas sean la juventud vulnerable y moldeada por la violencia y el individualismo de los medios que consumen?

Los límites de la violencia pretende explorar y responder esas preguntas.

Herder contra el Xanax: Historia de una editorial rebelde

Los orígenes de la Editorial Herder se remontan a la época de las guerras entre Napoleón y Alemania a finales del siglo XVIII. Entre los hombres del ejército se encontraba Bartholomäus Herder, un hombre nacido en Rottweil, al sur de Alemania, quien ocupaba el puesto de impresor ambulante, a cargo de la comunicación durante la guerra. Al fin de ésta, sin trabajo y con una gran ambición, estaba decidido a convertir su amor por los libros en su vocación.

Su trabajo ha trascendido hasta nuestros días, en una peculiar librería ubicada en la colonia Roma Sur de la Ciudad de México; la Editorial Herder.

herder

Reportaje por Melissa Mora y Mariana Róo

 

Herder contra el Xanax: Historia de una editorial rebelde

En las calles alemanas a principios del siglo XIX, las familias burguesas se refugiaban del frío en sus hogares. La casa era el lugar central de la vida. En la sala principal, con el papel tapiz garigoleado, los candelabros de vidrio cortado y toda la elegancia propia del romanticismo, se podían ver decoraciones para adornar las paredes: entre ellas un ciervo, una de las litografías clásicas de la imprenta Herder. Esta misma imagen ha trascendido a nuestros días. Podemos verla en la cubierta de un libro en el estante de una peculiar librería ubicada en la colonia Roma Sur de la Ciudad de México; es el sello de la colección Textos de la cultura alemana de la Editorial Herder.

Los orígenes de la Editorial Herder se remontan a la época de las guerras entre Napoleón y Alemania a finales del siglo XVIII. Entre los hombres del ejército se encontraba Bartholomäus Herder, un hombre nacido en Rottweil, al sur de Alemania, quien ocupaba el puesto de impresor ambulante, a cargo de la comunicación durante la guerra. Al fin de ésta, sin trabajo y con una gran ambición, estaba decidido a convertir su amor por los libros en su vocación. Bartholomäus Herder emprende la búsqueda de una institución con la cual pudiera mantener un negocio estable, “a mí me parece muy gracioso —nos dice Jan-Cornelius Schulz, editor de Herder México— porque Herder aparece como la editorial de la Iglesia católica. Es cierto, pero la motivación era otra…”, de esta manera, en un mercado naciente fue necesario vivir de los pedidos de los únicos que podían pagar impresiones y mantener el negocio estable: la Iglesia católica.

En 1801 se fundaron los talleres de Herder en Friburgo, Alemania. Comenzaron haciendo productos impresos, serigrafías y litografías. Herder era un hombre moderno y esto pretendía transmitirlo en su trabajo. Jan Schulz nos cuenta que uno de los primeros trabajos de la editorial fue la publicación de la obra del revolucionario Karl von Rotteck: ilustrado, historiador y político alemán. El editor de Herder en México, Jan, bajó de la parte más alta de su estante una pila de libros empolvados. Tras cuidadosamente abrirlos, el olor de las páginas antigüas impregnó el ambiente. En la primera hoja, escrito en alemán con letras góticas se puede leer: Para los amigos pensantes de la historia. “Karl von Rotteck tenía un concepto diferente del mundo, empezando por la creación del ser humano con Dios”, dice Jan. Este autor resultó ser una figura demasiado moderna para el sur de Alemania, por lo que tuvo problemas con las posturas de la Iglesia y los derechos de la obra tuvieron que ser vendidos a alguien de Alemania Norte.

La editorial tenía un monopolio de la literatura litúrgica y se publicaba en latín en los años 60 del siglo XIX. Como Jan indicó previamente, este sello es asociado por los lectores a la religión. El doctor y filósofo Mariano Navarro, también hace alusión a este enfoque: “Estudiar filosofía o teología sin pasar por varios libros de la editorial me parece difícil de imaginar”. El académico recuerda con cariño a la editorial “Recuerdo algunos libros de Herder con mucho aprecio por lo que significaron en mi etapa de estudiante, particularmente algunos de Mircea Eliade o Karl Rahner. (…) Además de la labor de edición y traducción, creo que los volúmenes están muy cuidados en todos los sentidos, es un gusto leerlos”.

Avanzando hacia la actualidad, pero aún en los días de un pasado perdido, Herder decidió imprimir sus libros en Barcelona, cuando la segunda guerra mundial dejó el taller en Friburgo destrozado y a la industria del libro parada. Gracias a ello, pudieron seguir con la ambición de Herder y extenderse en el mercado de habla hispana, llegando a Argentina, Chile y Uruguay. A pesar de imprimir en España, la vanguardia de títulos se encontraba en Buenos Aires debido a la censura de la dictadura franquista. Recuerda Jan que durante décadas, de nuevo el fantasma de la influencia de la iglesia acompañó a Herder en el país europeo, por lo que hasta los años 90, cuando “Por la naturaleza, el sistema fue limpiado”. Entonces Herder, bajo la gerencia de Jan, se atrevió a agregar títulos de filosofía y más humanistas. El aislamiento intelectual en España fue dejado atrás, y la editorial fue parte de esta limpieza.

Sin embargo, el camino no ha sido sencillo para Herder. Schulz nos habla de la cotidianidad de una oficina en la que hay resistencia al cambio: hace veinticinco años, cuando en la administración española ya se usaban computadoras, Herder trabajaba con máquinas de escribir. Esto fue resultado de una mentalidad enfocada en ganar dinero. “Una vez, el jefe entró a un cuarto poco iluminado con cuarenta y dos personas, y según su criterio, decidió apagar la luz. Cuando yo aterricé ahí como gerente, mis primeras impresiones eran estas: “¡¿Qué película es ésta?!”, recordó riendo, mirando atrás a un pasado que ahora parece lejano y absurdo.

Esta misma mentalidad de expandirse y enriquecerse, es una que Jan-Cornelius ha rechazado. Hay librerías donde un folleto cuesta $460, donde encuentras un libro a un precio tres veces mayor que el original. “La gente piensa: eso no lo compro, y ya se acabó el negocio. Es irrecuperable, eso ya está fuera y fuera”. El editor se esfuerza porque Herder no tenga un concepto tan comercial “Hoy cualquier persona puede ver cuánto vale un libro en su país de origen. Si pide el triple me van a decir oye no. Pero es mentalidad de ¿cómo gano dinero?, no es lo mejor”, nos dice el editor, explicando que encarecer los libros sólo lleva a que se quede la mercancía. “Hay un límite en el negocio, y lo que se pierde es irrecuperable. Fuera y fuera. La mayoría de las librerías anticuarias tienen mercancía que conozco de hace treinta años. Te puedo decir la estantería en dónde está cada libro. Cierran librerías porque tienen chatarra que no pueden vender”.

El doctor Navarro también reconoce esta problemática “La industria privilegia los libros de grandes ventas según la moda del momento, y los clásicos en general son costosos y en ocasiones difíciles de conseguir”. Contrastando con aquellos estantes gigantes, podemos ver en los de Herder títulos poco comunes: no obedecen a las exigencias comerciales de las grandes librerías, o bien son joyas que los lectores no pudieron apreciar entre los best-sellers, el Xanax de los ejecutivos de la industria del libro.